CONCÉNTRATE... Y "LÁNZATE" A POR TU OBJETIVO

Ya están aquí los primeros triatlones de la temporada... y muchos se enfrentan a su primera prueba. Éste es el caso de algunos de mis alumnos, que después de llevar varios meses preparándose y afianzando su natación, este fin de semana debutan en este deporte.

 

¿Qué inquietudes tienen? ¿Qué dudas de última hora se les presentan? ¿Qué me preguntan una y otra vez? Pues las que todos nos hemos hecho los días previos a nuestro primer TRI… ¿Cómo lo hago? ¿Dónde me coloco? ¿Hará frío? ¿Cómo paso las boyas?… Así que esta semana voy a intentar “aconsejaros” y despejaros algunas dudas.

 

Todos sabemos que el sector más hostil es la natación, no sólo por ser un medio que no es el nuestro, sino porque hay una aglomeración de gente importante, te pueden dar golpes o hacer ahogadillas sin querer, incluso hay gente a la que le entra un poco de ansiedad cuando se ven en una situación que no han entrenado y que les pilla un poco “por sorpresa”.

 

Lo primero que debemos tener claro es qué nivel de natación tenemos. En función de este nivel, actuaremos. Tenemos tres opciones:

 

1) los que son o han sido nadadores o tienen un gran dominio de este sector

 

2) los que son principiantes y la natación es su punto más débil, gente que hace poco que nada, que ha aprendido a nadar recientemente o que le genera mucha tensión

 

3) "los del montón”, que ni son muy hábiles ni se les da mal, se defienden bien

 

Los nadadores no tienen problema. Se pueden colocar en linea recta a la boya y en primera fila, porque lo normal es que sean de los que más rápido naden y vayan en un grupo reducido con una natación más limpia.

 

Los más novatos en aguas abiertas son los que más pueden “sufrir” en este tramo, no tanto a nivel físico –cualquiera que se enfrenta a un triatlón debe hacerlo con garantías de estar físicamente preparado–, sino a nivel de estrés. A este grupo les aconsejo que intenten evitar el mogollón de gente. Pueden colocarse en un lateral donde pueden estar más tranquilos. Posible inconveniente: quizás se hagan algunos metrillos de más. O bien pueden colocarse más centrados, pero en la última fila, dejando que se tiren los demás y tirarse los últimos para evitar todos esos golpes que se dan y reciben sin querer.

 

Los más novatos debéis saber cuáles son los momentos difíciles para estar atentos y preparados y que no os pillen de improviso. La salida, el paso de las boyas y algunas salidas del sector de natación, son los momentos de mayor estrés. Por eso, os aconsejo que, antes de saltar desde el pontón, respiréis profundo, estéis tranquilos, y saltéis después de que se haya tirado todo el mogollón. De esta manera, evitaréis pasar unos segundos un tanto incómodos.

 

En las boyas, la gente se vuelve a aglomerar. Aquí lo tenemos más fácil. A medida que os vayáis acercando, veréis si hay mucha gente o no. Si la hay, abríos un poco y pasad la boya un poco más alejados, evitando a toda la gente. Nadaréis algún metro más, pero evitaréis agarrones y roces con los demás participantes que están en vuestra misma situación.

 

Por último, tenemos al resto de triatletas que están entre estos dos niveles y que, probablemente, no sea vuestro primer TRI... Podéis tirar hacia adelante o quedar más rezagados, según estéis de confiados.

 

Además, acordaos de probar el neopreno los días antes de la prueba. Hay que "hacerse a él". Recordad también que los primeros metros de la natación suelen ser los más rapidos. Probablemente, a los largo de este sector, vayáis adelantando a gente si no os habéis quemado al principio.

 

Para terminar y no menos importante, de vez en cuando levantad la cabeza para ver dónde están las boyas. El objetivo es no desviarse mucho y saber por dónde tenéis que ir.

 

Cualquier otra duda que tengáis podéis comentarla y plantearla. Yo, con mucho gusto, trataré de darle respuesta.

 

¡Qué terminéis de pasar una buena semana y mucha suerte a los todos!