TIRÓN

Trabajar esta fase de la brazada de manera aislada es bastante complicado. Podemos trabajarla con ejercicios específicos de la primera parte –alargándolos un poco–, o bien empezando un poco antes los ejercicios de la última parte.

Las remadas que hacemos a mitad del cuerpo, a noventa grados y en perpendicular al cuerpo y al suelo también son muy buenas, al igual que trabajar ejercicios más genéricos, centrando la atención en esta fase o en la que queramos trabajar.

 

Recordad que debemos hacer fuerza y tirar fuerte con la mano y el brazo.

 

No hay excusas...

 

¡A entrenar e intentar hacerlo lo mejor posible!