2ª en el olímpico sin drafting de La Santa

Lanzarote es un sitio que, desde que vine por primera vez en enero del año pasado, me tiene enamorada. No es de extrañar que intente acercarme a la Isla siempre que me es posible con cualquier excusa. En este caso, los pocos triatlones que hay por estas fechas y mi “necesidad” de que no pasen muchas semanas entre competiciones han hecho que decidiera participar en el Club La Santa Volcano Triathlon.

El hecho de que fuera un olímpico sin drafting me llamaba la atención. Me gustaba la idea de poder correr una carrera diferente, donde todo dependiera de mí. Sabía que llegaba con una pequeña desventaja. Yo no tengo bici de contrarreloj, pero era algo que no me preocupaba. Confiaba en nadar bien y que me recortaran “poco” en bici. No iba desencaminada…


El fin de semana empezó el viernes a las 4:45 de la mañana para ir al aeropuerto. Llegué a primera hora a Lanzarote. Después de deshacer maletas y descansar un poco, salí a hacer mis deberes. Di dos vueltas al circuito ciclista: 40 km. El circuito me gustó y aproveché a rodear La Santa para ver dónde se nadaría. “Para variar”, hacía algo de viento, pero la dirección era distinta a la habitual…


Por la tarde quedé con Delioma para recoger el dorsal y hacer el circuito de natación. El agua estaba súper caliente y el circuito estaba bastante bien, sin oleaje. Era como un lago y se veían muy bien las boyas.


Sábado por la mañana… Me levanté pronto. Desayuné a las 7, igual demasiado pronto para empezar a competir a las 10:00. Pero como llevaba unos días tocada de la tripa prefería que pasara más tiempo para hacer la digestión. Preparé las cosas con tranquilidad, me hice mis coletas y me fui en bici hacia La Santa. Llegué pronto, cerca de las 8:15. Había poca gente, así que aproveché para dejar todo preparado en boxes y bajarme al “laguito” a calentar.


Me puse el neopreno con tranquilidad. Tenía una hora por delante hasta que dieran la salida…


Al lío… Dieron la salida de los chicos. Y a los cinco minutos, la nuestra. Salí fuerte, pero no a tope. Una chica se colocó a mis pies. Aguantó unos 200 metros. Luego la perdí de vista y empecé a adelantar a los chicos de la mejor manera que pude. En algún momento fue un poco caos por la cantidad de gente que había, pero conseguí trazar las boyas bien y nadar todo el rato a mi ritmo. A la salida del agua, continué adelantando a algunos chicos que me miraban un poco sorprendidos…


Enseguida me di cuenta de que los vatios a los que me había mandado ir Jaime no se correspondían a como me sentía yo, así que intenté mantenerme sobre los 240 en las subidas en vez del 270 al que debía ir. No me estresé. Simplemente, traté de mantener un ritmo fuerte sin “tostarme” mucho… Parece que voy aprendiendo. El circuito era bastante agradecido, había un tramo de subida y luego uno de bajada, así que daba tiempo a recuperar, además, el viento nos dio tregua.


En el punto de giro de la primera vuelta vi a una chica cerca. Seguí a lo mío y traté de perder lo menos posible en las bajadas, que es donde hay más diferencia con una cabra. En el siguiente punto de giro volví a ver a la chica cerca, puede que un pelín más… A falta de cinco me adelantó. Hice un amago de intentar seguir su estela, pero me faltaba chispa y me noté como si estuviera rodando fuerte en un entrenamiento. Igual es debido a la poca experiencia en este tipo de carreras o simplemente que tenía el día con menos chispa.



Me bajé a correr y noté que hacía muchísimo calor, algo que llevo bastante mal. Aun así, salí rápido, tratando de recortar distancias. En el punto de giro, cuando me crucé con la británica Alice, me percaté de que iba muy fresca corriendo y a un ritmo muy alto, inalcanzable. Decidí, entonces, correr guardando fuerzas para el final…


Como comentaba al principio, había estado con la tripa un poco floja los días anteriores y, con el esfuerzo y el calor, noté que se revolvía un poco, así que en la segunda vuelta (eran 2 vueltas de 5 km) bajé un poco el ritmo porque empecé a sentir el sudor frío.



Al final conseguí llegar segunda a meta en una carrera que me ha enseñado bastantes cosas, que he disfrutado y que me ha servido para tomar decisiones por mí misma.


Cada vez tengo más claro que tengo que buscar la manera de rendir en condiciones de calor… Creo que para este verano voy a tener deberes… En cualquier caso, estoy muy contenta y satisfecha en los tres sectores. Hice una buena natación, una buena bici, a pesar de estar sin chispa, y una buena carrera a pie para mi nivel en este segmento.


Para terminar el fin de semana, no podía ser de otro modo, tuve una salida de bici en solitario por Lanzarote. Fue el típico día que hubiese estado pedaleando toda la mañana de un lado para otro, pero debía coger el avión rumbo a Madrid. Con ganas de volver, ya sea para competir o para quedarme unos días entrenando…


Entradas recientes
Historial
  • Facebook Clean
  • White Twitter Icon
  • YouTube Clean
  • White Instagram Icon
  • White Google+ Icon

©2015 YA-GO SPORT MEDIA

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

suscríbete