Mal resultado... buena carrera

Hace diez días no teníamos muy claro como llegaríamos a esta primera competición, la Copa de Europa de Gran Canaria. Había dos posibilidades: que tanto descanso nos viniera bien y me encontrase con fuerzas y a tope; o que no llegase al 100% y tuviera que conformarme con lo que saliera.


Ante todo, mantuve una actitud positiva... y no sé si es que me lo quería creer o que realmente cada día me encontraba mejor y me veía confiada en que estaría a tope el día de la prueba. En cualquier caso, me planté en el pontón de salida dispuesta a dar lo mejor de mí y no buscar excusas.


Mientras que los primeros dorsales se colocaban a la izquierda del todo, yo optaba por ponerme en el medio. Salí fuerte en busca de la primera boya y en el camino me encontré con Hall a mi derecha y otra chica a mi izquierda. En la primera boya hubo un poco de contacto. La primera vez que me veo en esa situación. No me agobié y seguí nadando. A pesar de haber salido fuerte y verme bien, las fuerzas empezaron a flojear y me coloqué a pies.


Éramos un grupo de unas ocho chicas. A diferencia de otras veces, parecía que me torcía menos y conseguí ir más metida en el grupo. Aunque, cierto es, no me veía fluida. Me costaba aguantar a pies más de lo previsto. Primera vuelta, bien... Empezamos la segunda con la misma dinámica. Parecía que cada vez me costaba más mover los brazos y trataba de compensarlo con los pies. Traté de estar muy atenta a que no cayera mucho la frecuencia.


Por fin salimos del agua... Corriendo en T1 me vi bastante bien, incluso recortando algún metro. Me subí la segunda en la bici. Por delante se habían escapado tres chicas. Conseguimos formar un grupito que, a mi parecer, no terminó de entenderse en ningún momento. El circuito era chulo. Tenía un tramo de subida que era duro y una zona de llaneo y bajada para ir rápido. A priori me venía como anillo al dedo.


Las indicaciones de Jaime eran claras: "Currar, currar y currar". Daba igual que el grupo colaborase o que no. Yo debía trabajar para ir hacia delante. A pesar de no encontrarme bien, de no encontrar mi cadencia e ir atrancada, así como sin fuerza y sin chispa, hice caso y curré.


Otras dos chicas también colaboraron muy bien, pero es una lástima que en un grupo de cerca de siete no entráramos a trabajar todas juntas para poder recortar a las escapadas. En fin, yo hice lo que tenía que hacer a pesar de que mi cuerpo me pedía ir atrás y seguí las indicaciones de Jaime en todo momento. Era consciente de que él ya sabía que no iba fina...


Hasta la T2 pude salvar un poco los muebles y camuflar mis malas sensaciones. Aun así, bajé a correr a todo lo que daba. Salí esprintando de boxes para intentar engancharme a Marta. Tenemos un nivel parecido de carrera a pie. Sin embargo, ya no tenía fuerzas y me quedé sola a los pocos metros. Aquí empezó el calvario... Por más que trataba de ir rápido, parecía un "cachalote". Era incapaz de moverme más deprisa. Así que puse la mejor cara que pude e hice caso a Jaime cuando me dijo: "Asegura este puesto y disfruta, que la próxima semana volvemos a entrenar". Empecé a sonreír más y a pensar menos. Con los ánimos del público y de mis amigos, se hizo más llevadero...


Al final luché por un puesto 16 y 5ª española, muy lejos de mi objetivo. No obstante, hice una "buena" carrera. No cometí errores, o al menos no los hemos visto mi entrenador y yo. La estrategia estuvo bien planteada y me ceñí a lo que había que hacer. Simplemente, el 26 de marzo a las 10:45 no era mi día. Las fuerzas flaquearon. No hay más... Seguiré entrenando para que salga la carrera que quiero y trataré de mantener la misma actitud postiiva que me ha inculcado el míster.


De nuevo, dar las gracias al público que me ayudó a llegar a meta, a mis amigos y a mis patrocinadores por estar confiando en mí...


Entradas recientes
Historial
  • Facebook Clean
  • White Twitter Icon
  • YouTube Clean
  • White Instagram Icon
  • White Google+ Icon

©2015 YA-GO SPORT MEDIA

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

suscríbete