"Más madera"

Ya va quedando menos para empezar con las competiciones, exactamente cuatro semanas, y la cosa se va poniendo seria...


La semana pasada empezó bastante tranquila, después del test de 10 km de Parla que me dejó algo cansadilla. Jaime me dio un poco de tregua el lunes y el martes, dos días de descanso activo: natación suave y bici suave con un poquito de técnica, a ver si así mejoro mi habilidad sobre las dos ruedas.



A partir del miércoles, "más madera"... Como el lunes no acudí a mi habitual cita con Alter G, el miércoles me tocó un farlek en la cinta antigravitatoria. La verdad es que salí contenta. Hice un buen entrenamiento, a pesar de tener unas molestias en la tripa. Lo importante es que me vi bien, que poco a poco soy capaz de ir corriendo a ritmos altos.



El jueves tenía unas series de bici un poco más duras que las de la semana anterior. A pesar de que no fui capaz de mantener el ritmo en algunas y pasarme de vatios en otras, terminé bastante satisfecha con el entrenamiento... dos días exigentes, superados. Por la noche también tocaba un poco de caña en el agua. Empecé muy bien y las sensaciones eran buenas, me sentía fuerte, cogiendo agua y nadando rápido sin ir a tope. El problema vino ya al final de las series, cuando me entró un poquito de ansiedad y se me aceleró el pulso, nada grave, simplemente el estrés del día a día que a veces sale cuando menos te lo esperas.


El viernes, un pequeño descanso: rodaje suave con algo de técnica con Jaime. Hay que ver lo “pato” que soy… Me cuesta mucho coordinar y hacer bien todos los ejercicios, pero me esfuerzo todo lo que puedo para que me salgan. También nadé suave con el objetivo de coger fuerzas para el fin de semana...


Por fin llegan esos días que tanto ansiamos… Empezaba el "finde" a remojo, con un entrenamiento duro de natación: un 200 pies fuertecillo y 8x100 muy fuertes, para un total de 3.700 metros e irme volando con la bici para hacer un par de horitas fáciles. Salí a rodar sola, pero a mitad de camino me encontré con mi amigo Javi Pérez, conocido como “KonaPérez”. Volví con él charlando un poco y, cómo no, haciendo parada por pinchazo y complicaciones varias, ¡jajaja!. Nos reímos un buen rato, sobre todo porque al llegar a Majadahonda volvió a pinchar por mi culpa y tuvo que ir a buscar su coche en mi bici... le quedaba algo pequeña...



Por la tarde descansé un poco y fui a cenar con unas amigas que hacía mucho tiempo que no veía. También tuve un pequeño percance con el coche que me va a fastidiar toda esta semana, pero nada que no se pueda arreglar con una gran sonrisa, ¡jeje!


Para terminar una semana durilla, ¿qué mejor que un entrenamiento de transición? Pues eso: 40 km de bici y unas series de carrera a pie, para ser exactos 2x1000 + 2000 + 2x1000…


Y así terminan estos siete días de entrenamiento, con las piernas doloridas y deseando empezar a competir porque los nervios ya empiezan a aflorar.


Esta semana, más y mejor, sobre todo porque a partir del viernes estaré por Lugo entrenando y dando una charla en el colegio de Friol.


¡Buena semana a todos!


Entradas recientes
Historial