Otra semana para el recuerdo

De nuevo en Madrid... Y con el tiempo que está haciendo, ya echo de menos Lanzarote. He pasado allí casi una semana, pero me ha parecido que sólo ha sido un “finde”...


LUNES


Cogí el avión a las siete de la mañana para poder aprovechar todo el día. Nada más llegar a Sands Beach, sin apenas deshacer las maletas, montamos las bicis y salimos a por el primer entrenamiento. Sonia y yo éramos las encargadas de dirigir el grupo 2, así que aprovechamos para conocernos todos. Fueron 60 km fáciles. Tuvimos tiempo para organizarnos y, durante un buen tramo, hacer trabajo de relevos. Posteriormente afrontamos la primera parte de la subida al Mirador del Río.


Luego comimos y descansamos hasta la siguiente sesión, un entrenamiento de aguas abiertas en la Playa de Las Cucharas, justo al lado del complejo hotelero. Mi compañero de natación era Emilio, buena compañía, a la que también se sumó Alix Jr. Dimos dos vueltas al recorrido, para completar 2500 metros, y aprovechamos para “jugar” un poquito mientras nadábamos.


MARTES


Empezamos el día con energía y con un buen desayuno. Tocaba ruta larga. El grupo 1 haría 140 km; el mío, 105. Un recorrido bastante chulo, aunque se me hizo más largo de lo que me hubiese gustado.


Tuvimos algunos tramos con bastante aire y subimos el Mirador de Haría y el Mirador del Río por el otro lado. Volvimos algo cansados a Sands Beach. Además, por llegar la primera, me tocó preparar la comida…


Por la tarde, después de descansar, nadamos en la piscina que teníamos justo debajo del apartamento. Un entrenamiento corto, de 3000 metros, con 20x50 a ritmo medio.


Para terminar el día, hicimos una sesión de ejercicios de fortalecimiento del pie en el gimnasio con Sonia. Yo "tuve la suerte” de hacer algo menos de 10 minutos. Y digo suerte porque al día siguiente todavía tenía los pies cansados. La fuerza de pies y la propiocepción es una asignatura pendiente...


Antes de cenar pasé por el fisio... unas molestias en la pata de ganso durante la bici me hicieron pedir cita “urgentemente”. Casi con total seguridad se debió a que el sillín de la bici estaba un pelín alto, ¡nada de que preocuparse!


MIÉRCOLES


Un día largo y duro... Además, llegaban refuerzos del equipo, frescos y con ganas de dar guerra. Empezamos madrugando un poquito más para nadar a primera hora, una sesión de 2000 metros en la piscina, tocando la velocidad.


Después de nadar estuvimos de “cháchara” por la piscina, esperando para ir a correr al “triángulo”. Calentamos un poco y luego hicimos un farlek de 7 km.


El "triángulo" tiene una recta de bajada. Ahí nos daba el aire de cara. Después se gira a la derecha y se hace una recta un poco más larga, donde el aire entraba a favor, para finalmente volver a girar a la derecha y encontrarte con la última recta, que coincide con la parte de subida.


El farlek consistía en hacer un 200 fuerte en la segunda recta y un 300 (algo más) fuerte en la última recta de subida. Se me pasó bastante rápido, a pesar de ir sola. Las sensaciones fueron bastante buenas.


Una vez terminamos de correr, ducha rápida, cambiarnos y poner modo ciclista on, ¡jeje!. Aprovecharíamos para soltar piernas sobre la bici. Una hora y media muy suave para hacer 40 km...


A pesar de tener tiempo para recuperar, no pude dormir siesta, aunque sí estuve descansando en el sofá. Necesitábamos coger algo de fuerza para hacer el último entrenamiento del día, una sesión de aguas abiertas en Las Cucharas. Di dos vueltas al circuito con Emilio y, como ya estaba oscureciendo para hacer una tercera, decidí completar 1000 metros más en la piscina. En total, 2400 en el mar y 1000 de piscina.



Así llegábamos a la mitad del campus… ¡cada día más cansados... pero más contentos!



JUEVES


El jueves fue un día algo más tranquilo, con tres sesiones, pero todo fácil. Por la mañana salimos en bici 80 km con las dos subidas a los dos miradores, una ruta muy bonita y entretenida.


Por la tarde nadamos cerca de 3000 metros en la piscina, bastante suave. Y, para terminar el día, a mí me tocó salir a rodar muy suave 40 minutos.


VIERNES


Día de test de vatios... parece que la palabra "test" nos pone a todos nerviosos… ¡jejeje! Este año, antes de empezar hicimos números, ya que, con esto de los vatios, influye mucho el peso... y la mejor manera de ver si has mejorado o no es viéndolo por w/kg.


El año pasado tarde 31’33” en hacer toda la subida, a 294 w medios, con 68 kg de peso, y usé los pedales P1 para medirlo (miden 6 w más que el buje, aproximadamente). Este año logré subir en 31’17”, un poquito mejor. En cuanto a vatios, subí en 276 medios, eso sí, terminando con más fuerza que el año pasado, y lo hice pesando 65 kg. Aunque así, a simple vista, puede parecer que me salen vatios de menos, estoy prácticamente igual, en 4.3w/kg, ni mejor ni peor que el año pasado. Ahora hay que seguir entrenando para mejorar el nivel de bici del año pasado.


Para terminar de completar la ruta, decidí irme con el grupo 1 y alargar un poco. Fueron 106 km. Hasta el 85-90, bastante bien, pero luego ya se me empezó a hacer cuesta arriba y los calentones y los "juegos" empezaron a pasarme factura.



Por la tarde, sin haber descansado todo lo que me hubiese gustado, realizamos un entrenamiento duro, el único duro de natación de la semana. Yo lo pasé bastante mal... al poco de empezar la tarea fuerte, se me empezaron a medio subir los cuádriceps… pero bueno, conseguimos acabar el entrenamiento como se pudo, ¡jeje!


SÁBADO


Último día en la isla… qué rápido se pasó la semana… A las 8:15 nos recogía un autobús para ir a nadar a Puerto del Carmen, en el circuito del IM Lanzarote. Emilio y yo dimos dos vueltas para completar 3000 metros de aguas abiertas. Luego estuvimos haciendo entradas y salidas, incluso yo me pude comer una buena que me dejó el sabor del mar todo el día.


Aprovechando que estábamos en la zona donde se desarrolla el Ironman, la carrera a pie fue también por el circuito por donde corren los triatletas. Algunos completaron 21 km; otros, 15; y mis sparrings y yo, 14. Calentamos 9 km muy tranquilos para hacer luego 5 progresivos, terminando los últimos 2 por debajo de 4’ el km. Las sensaciones fueron buenas y la verdad es que pasé un muy buen rato con Txema y Javi.



Ahora ya, sí que si, tocaba despedirse de Lanzarote… Ha sido una semana alucinante con buenos entrenamientos: un total de 400 km de bici (algo menos que el año pasado), 35 de carrera a pie y 23 nadando… No está nada mal, ¿no?


Entradas recientes
Historial
  • Facebook Clean
  • White Twitter Icon
  • YouTube Clean
  • White Instagram Icon
  • White Google+ Icon

©2015 YA-GO SPORT MEDIA

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

suscríbete