Balance antes de empezar de nuevo

Después del merecido descanso, es hora de valorar la temporada que se ha terminado para ver qué "cositas" hay que mejorar... y de seguir trabajando.


Siendo realistas, creo que no me puedo quejar de cómo ha ido. Ni en mis mejores sueños hubiera imaginado los resultados conseguidos. He tenido la suerte de viajar a otros países para correr Copas de Europa con diferentes rivales, he aprendiendo en cada carrera y he podido debutar con la "Tri-armada" en un Campeonato de Europa, entre otras muchas cosas.


También modifiqué algunos detalles del entrenamiento que creo que han sido claves para que la temporada saliera así. En primer lugar, ha sido básico tener la cabeza "bien amueblada”, sabiendo lo que quería y estando dispuesta a sacrificarme para obtener mis objetivos. Esto implica confiar en mi entrenador y no discutirle absolutamente nada.



Lo que él dice va a misa, ya sea en cuanto a tareas o en cuanto a estrategias de competición. Sin olvidar, por supuesto, los entrenamientos, especialmente de bici y de carrera a pie. Empezar a entrenar por potencia y poder valorar sesiones y competiciones de manera objetiva es muy importante. He aprendido hasta dónde puedo apretar. De este modo, he podido ver cuándo he entrenado bien, cuándo he flojeado un poco y todo lo que ha pasado en el segmento ciclista de las competiciones.



En cuanto a la carrera a pie, ha sido mucho más fácil. Antes no hacía series. Pero este año he tenido pista todas las semanas y he notado cómo mis piernas se iban acostumbrando a correr un poco más rápido. Los tiempos mejoraban en cada entrenamiento y también me ha tocado poner el freno de vez en cuando en algunos rodajes fáciles. No os engañaré: este año ha sido el que más he entrenado.


En cuanto a la natación, ha sido bastante fácil. De septiembre a marzo estuve entrenando con el grupo de velocistas del SEK y haciendo algunas competiciones con ellos. A partir de marzo, cuando las sesiones empezaron a ser más exigentes y tenía que sacar un poco más de tiempo para entrenar, tuve que empezar a nadar por mi cuenta, aunque en muchas ocasiones tuve a Jaime cantándome los tiempos y animando a pie de piscina.


Luego llegaron las competiciones... Tocaba disfrutar de todo lo entrenado…


Cuando empecé a competir, nos dimos cuenta de varias cosas que hacía mal y que hemos tratado de ir corrigiendo. La primera era que no sabía nadar en grupo ni a pies. Además, la orientación no ha sido nunca mi punto fuerte. Cuando pudimos empezar a nadar en el Lago de las Encinas de Boadilla, tenía una sesión a la semana de “aguas abiertas”. Estando en Madrid, esto también ha sido un punto importante para seguir creciendo.


En estos entrenamientos coincidía con Jaime y con Elías. Ambos trataban de molestarme para que aprendiera a ganarme la posición en el paso de las boyas y para que me acostumbrara a nadar "rodeada" y con algún que otro golpe. Aprovechamos también para practicar la salida del agua y la T1, corriendo por el césped cien metros a tope. En alguna ocasión también nos llevamos el rodillo. Han sido entrenamientos divertidos y productivos que espero repetir.


Desde fuera no sé cómo se verá mi evolución... Desde mi punto de vista, estoy muy satisfecha. He mejorado los niveles de confianza, he sabido buscar mi situación de carrera y he tratado de que mi resultado no dependa del resto. También he desterrado las excusas. Creo que todos los feedbacks que le he transmitido a Jaime nos han servido para no cometer los mismos errores y, por eso, en cada carrera iba haciendo alguna cosa mejor.


En cuanto al rendimiento en cada una de las tres disciplinas, creo que el mayor salto lo he dado en la carrera a pie. Además, he sido más inteligente en competición, he mejorado en bici y estoy aprendiendo a nadar con gente. En definitiva, valoro la temporada con un sobresaliente, aunque eso no significa que nos vayamos a relajar…


Creo que todos los deportistas buscamos superarnos cada año, ser mejores... Aunque he progresado, todavía me queda muchísimo trabajo por hacer, muchas cosas que mejorar, otras muchas que aprender y otras que seguir perfeccionando. No diré cuáles son mis puntos débiles, pero sí que ya me he puesto manos a la obra para corregirlos…



Hemos empezado la temporada haciendo otras cosas... Estoy aprendiendo a montar en bicicleta de cyclocross y ya he hecho mi primera carrera en Brunete, con un segundo puesto en medio de todo el barrizal. Creo que es una manera divertida de entrenar y de no hacer siempre lo mismo. Me vendrá bien para ir superando mi miedo a caerme de la bici y para tener mayor habilidad.


También tengo ejercicios nuevos para los pies, para tratar de que sean más fuertes... Y estoy segura de que seguiré teniendo muchísimas sorpresas más…


Este año empiezo igual de motivada o más que el anterior... Sigo apostando por el TRI... Y espero seguir disfrutando de cada paso...


Entradas recientes
Historial