La cuenta atrás...

El próximo fin de semana pondré rumbo a Quarteira para la primera Copa de Europa de la temporada. Antes de hacerlo, me gustaría echar la vista atrás para repasar todo el trabajo que he hecho y para valorar a las personas que me han ayudado a ser mejor triatleta y a sacar lo mejor de mí.



Hace años, mi entrenador de natación, Jordi Murio, me citó una frase que quedó grabada en mi memoria: “El éxito no es tan importante como luchar por él”...


El éxito no sólo es ganar grandes carreras o estar en las competiciones más importantes; es conseguir aquello que uno se propone, una meta exigente que hace que te superes día a día y trates de ser mejor en cualquier aspecto de nuestras vidas. Y está claro que sólo se logra con trabajo duro, constancia, disciplina y disfrutando del camino.



Dicho esto, estoy convencida de que uno de mis objetivos de este año está más que cumplido. Sin saber aún que me deparará esta temporada –espero que salga todo bien–, estoy más que satisfecha con el tramo hasta ahora recorrido, disfrutando a diario de cada uno de los entrenamientos, especialmente de los de carrera a pie, mejorando en cada una de las disciplinas, conociéndome mejor y teniendo la motivación en el nivel más alto.


El comienzo no fue muy bueno. Sufrí dos lumbalgias fuertes, prácticamente seguidas, que me hicieron retrasar casi tres meses los entrenamientos. Además, en diciembre tomé la decisión de cambiar de entrenador para empezar a trabajar con Jaime Menéndez de Luarca, el principal responsable de mi mejora, de mis ganas y de que, por fin, disfrute corriendo. Con él, estoy aprendiendo mucho, no sólo de triatlón, sino de mí misma. Está haciendo una labor excepcional conmigo, sobre todo a nivel emocional y de confianza, que es un poco lo que echaba de menos estos últimos años.


Como decía, no se cómo irán las carreras, pero sí sé que he entrenado duro, que me ha tocado sufrir y que, en ocasiones, he descansado menos de lo que debía. Creo que en este momento estoy bien de forma, aunque aún me queda mucho por mejorar. Y, desde luego, esto no sería posible sin toda la gente que me apoya y ayuda de una manera o de otra. Ya he comentado en otras ocasiones que por horarios de trabajo tengo que hacer casi todos los entrenamientos sola. Muchos días se hace cuesta arriba. Este año he tenido la suerte de volver a entrenar en un grupo de natación, el del SEK, a las órdenes de Juan Camus. Me ha supuesto un extra de motivación, me ha devuelto la ilusión por volver a mi medio a entrenar y ha hecho que, a día de hoy, esté nadando a ritmos muy parecidos a los que tenía cuando sólo nadaba.


En cuanto a la bici, ¿qué decir? Es el deporte que más me gusta y en el que más me están ayudando. Es verdad que durante la semana suelo salir sola a entrenar. Y me encanta. Pero ya el pasado verano montamos “la grupera matutina”, compuesta por Javi Moreno, Arturo Muñoz, Elías y yo, principalmente. Tengo que decir que desde entonces mi nivel de bici ha ido mejorando en gran medida gracias a ellos. Siempre están al pie del cañón, animándome en las series, en las zonas de subida para que aguante con ellos, me llevan con el gancho en los llanos… De hecho, creo que hasta les gusta verme sufrir tanto, porque el pasado domingo no me dieron tregua ninguna, aunque les agradezco enormemente que tiren tantísimo de mí. Jaime también me ha dado muchos y buenos consejos y me está enseñando a entrenar con potencia en pos de sacarle el máximo partido a mis cualidades en este segmento.



Pues ahí no termina la cosa. En la carrera a pie, lo que más me ha estado costando hasta ahora, el mismo Jaime me ha ayudado algunos días en la pista con las series, sacándome un “puntito” más. Y Elías, mi novio… Es lo mejor que tengo en la vida… y en el triatlón. Algunos días, si podemos cuadrarlo, sale a rodar conmigo y me hace salir un poco de mi ritmo “cochinero”. Cuando me tocan series los fines de semana y él ya tiene los deberes hechos, viene a verme entrenar, para animarme y que no me sienta sola.



Esto es sólo una muestra de la gente que hay detrás de mí. También están mi club y sus patrocinadores y mis propios patrocinadores –Specialized, Bikes 101, MIWS, Speedo–, sin los cuales no tendría el mejor material tanto para entrenar como para competir.


Por todo ello, estoy deseando escuchar el pistoletazo de salida para, de algún modo, dar las gracias a todos los que hacen posible que sea la triatleta que estoy empezando a ser. Se merecen que, por lo menos, alguna carrera salga como debe. Aunque, si no llegara a ser así, creo que he cumplido uno de mis objetivos, que es disfrutar de cada brazada, pedalada y zancada de este camino…



Entradas recientes
Historial
  • Facebook Clean
  • White Twitter Icon
  • YouTube Clean
  • White Instagram Icon
  • White Google+ Icon

©2015 YA-GO SPORT MEDIA

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

suscríbete