Mejor... imposible

Hace varias semanas, mi entrenador, Jaime Menéndez de Luarca, me aconsejó ir al Ocean Lava de Tenerife –distancia olímpica–. Su intención era que empezara la temporada sin presión... El sábado me levantaba a las cuatro de la mañana para ir al aeropuerto con tiempo suficiente. Con la maleta de la bici nunca se sabe. Aterricé a las ocho y media en Tenerife. Tras desayunar con mi amigo Karim, fuimos a la piscina a nadar suave dos mil metros. Después del vuelo, y tal y como traía la espalda, me sentó de maravilla. Luego, acudimos a la Gala del Triatlón Canario, donde le daban el premio por ganar las Series Canarias. Ya por la tarde, para terminar el día, bajamos al circuito de la competición: un rodaje tranquilo para reconocerlo... y a descansar.


Llegó el día del estreno... La carrera era a las dos del mediodía. A las ocho y media, en pie, con un día bastante feo. Algo de lluvia y frío, sí, frío... Desayunamos y fuimos a dar un paseo para movernos un poco y tomar un cafecito. A las doce ya estábamos comiendo para bajar pronto a boxes y dejar todo preparado.


Una vez colocado todo, me fui a la playa a calentar. El agua era un plato, aunque mis sensaciones con el neopreno no acababan de ser buenas. Arrancaron los chicos en primer lugar, cinco minutos antes... Y llegó la hora. Empecé con ganas. Enseguida alcancé al grupo de la categoría masculina. Desde ese momento, no paré de adelantar triatletas. Terminé saliendo entre los primeros chicos, marcando el mejor parcial –había más de 1500 metros–. Tenía órdenes claras de Jaime: bici tranquila y cómoda. Así que me ceñí al guión. No me calenté y fui rodando a ritmo.


En un par de ocasiones tuve que pararme para dejar pasar a dos pelotones que ocupaban todo el carril e iban a la misma velocidad que yo. Finalmente, una hora y nueve minutos en la bici... y con buenas sensaciones, a pesar del viento.


Sólo quedaba correr, lo que más me cuesta. El objetivo era hacer un kilómetro a 4:30 y otro a 4:05. Os prometo que lo intenté. Sin embargo, al principio mis piernas iban solas y no podía aflojar: los tres primeros kilómetros, a 4:05. Ya en el quinto empecé a notar el cansancio y pude marcar un poco los cambios. Aún así, estoy muy contenta.


Jaime está haciendo un gran trabajo conmigo, sobre todo de confianza para afrontar los diez kilómetros. Y parece que vamos por el buen camino. Únicamente diré que es mi mejor diez mil, veinte segundos por kilómetro más rápido que mi anterior mejor parcial.


Me vuelvo llena de motivación para seguir entrenando, mejorando, aprendiendo y, cómo no, deseando volver a competir. Tanto la organización como los chicos del Ocean Triatlón me trataron estupendamente. ¡Seguro que vuelvo a Canarias a competir!


Y todo esto no sería posible sin la gente que me apoya de manera incondicional: Bikes 101 –Specialized–, Miws, Speedo, mi club –el X3M–, Hitachi y, por supuesto, el míster y Elías, que son quienes sufren mi día a día.


¡Espero que ésta sea la primera alegría de muchas!

¡Mejor... imposible!


Entradas recientes
Historial
  • Facebook Clean
  • White Twitter Icon
  • YouTube Clean
  • White Instagram Icon
  • White Google+ Icon

©2015 YA-GO SPORT MEDIA

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

suscríbete