Fin de semana pasado por agua

Viento, frío, lluvia... y entrenamiento. El sábado llegaba a casa al mediodía un poco cansada de toda la semana. Creo que, incluso, algo estresada, ¡jeje! Así que, después de comer, me fui a la cama a dormir un poco la siesta hasta que vinieron a despertarme. Una horita y cuarto que me supo a gloria. Como el jueves no hice la bici, me tocó recuperarla el sábado por la tarde en el rodillo, con 10x1' fuertes. Una vez terminado el rodillo, me fui a la piscina a cumplir con el entrenamiento. Y se me pasó más rápido de lo que pensaba. Quizás porque estaba llena de compañeros del equipo también nadando. Un total de 4.200, con 10x150 brazos palas a 1.49 c/2' y 30x50 a 33" c/45". Bastante entretenido y con fuerzas para más...


El domingo no amanecía del todo mal. Salimos a montar en bici tres chicos del equipo y yo. En poco tiempo empezó a llover... El día prometía. Nos metimos por una urbanización de Boadilla. Hicimos parada en una marquesina unos minutos, esperando que amainara el diluvio. Y, cuando decidimos dar la vuelta para regresar al gimnasio, nos encontramos bajando para Madrid. Todo esto, a paso de tortuga, porque, entre el viento, los coches, la lluvia y el suelo empapado, había que ir con cuidado. Cruzamos la Casa de Campo y nos fuimos para la Cuesta de la Vega. Aprovechamos que empezaba a salir el sol para hacernos una foto en el Palacio Real...


Salida completamente surrealista. No sé si se puede considerar entrenamiento, ¡jeje! Ahora, ya sí, nos íbamos para el gimnasio, que volvía a estar el cielo negro. Cuando entrábamos en la Casa de Campo, otra vez llovía. En cuestión de segundos nos cayó una granizada tremenda. No sé cómo lo aguantan los ciclistas. ¡Qué dolor en la cara! Estábamos empapados y al lado de un bar... ¿Hay, en semejantes circunstancias, algo mejor que un caldito calentito? Dicho y hecho. Además, pudimos secar un poco la ropa y el camarero, que era muy majo, nos trajo unos huevos con patatas. ¡Oleeee!



Lo que restaba de vuelta ya fue más tranquilo en cuanto a meteorología. "Sólo" soplaba viento... Al llegar, directa al SPA a entrar en calor... Y a disfrutar del resto del fin de semana con mi chico, Elías.


Esta semana se presenta divertida también. Seguiré entrenando lo mejor que pueda. Tengo un par de días de series corriendo y espero volver a encontrarme algo mejor en la bici, que las buenas sensaciones de Lanzarote parece que se han esfumado... El próximo fin de semana competiré en el Campeonato de Madrid de Natación: el viernes, el 200 libres y el domingo, el 400. A ver qué tal..


¡Qué paséis una buena semana!


Entradas recientes
Historial
  • Facebook Clean
  • White Twitter Icon
  • YouTube Clean
  • White Instagram Icon
  • White Google+ Icon

©2015 YA-GO SPORT MEDIA

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

suscríbete