Se acabó lo bueno

Llegamos al jueves... A las 8:00 nos tirábamos al agua para hacer el entrenamiento que nos tenía preparado Alberto García. La parte principal consistió en hacer 3x(300+4x100) un poco durillo. Nos fuimos turnando: en los 300 tiraba Emilio y en los 100, yo, aunque luego entramos en el juego del míster Jaime. Emilio tenía que venir a pillarme y en otras tenía que ir yo a pillarle. Había mucho descanso pero fue muy exigente. En el último bloque, las series de 100 las hicimos todos en paralelo, terminando la última en 1.04 y, cómo no, picándome con "waterme" –Emilio–.

Posteriormente, desayunamos y nos fuimos a montar en bici con el "grupo de la muerte". Yo pensaba que mi ruta eran 80 kilómetros. Pero cuando paramos en la gasolinera y vi que iban 75 y que aún quedaba subir El Mirador, los cálculos no me salían... Negocié con el míster el ahorrarme la subida para estar fresca el viernes –test de vatios–. Mientras el grupo subía, mi compi José Alix y yo bajamos hasta el hotel de charleta para terminar con 90.


VIERNES


Tocaba el test de vatios de bici en Tabayesco. A ver cómo salía, porque las piernas ya no daban para más... Calentamos un poquito y cuando llegamos a la zona de salida del test paramos unos minutos. Jaime me dio unas indicaciones para hacerlo bien: no cebarme al principio y controlar el Garmin. Me lo pasé genial subiendo a tope. Iba a lo mío y centrada en cumplir las consignas de Jaime. Al final conseguí llegar en 31 minutos y una media de 294 vatios. Objetivo cumplido y sufrido. Luego, para terminar de soltar piernas, seguimos alargando la ruta para completar 90. Y por la tarde, a nadar. Menos mal que la sesión fue suave con un poco de velocidad.


SÁBADO


Fuimos a Puerto del Carmen a nadar por el circuito del Ironman. Una experiencia fantástica ver las rayas en el fondo, los bancos de peces, saber que teníamos embarcaciones de apoyo... Mejor, imposible. Nadamos 2500 metros y luego nos preparamos para correr. Algunos tenían 21 kilómetros y otros, como yo, 15. Sí, 15... ¡Qué duro! También corríamos por el circuito del IM. Bastante chulo, ¡pero qué aire! El entrenamiento consistía en ir 7,5 km a 5-5.10, fácil. Y la vuelta hacerla progresiva, terminando en 4.30. Ya era raro que la ida cumpliera con el objetivo. Así que la vuelta empecé a 4.30 para terminar a 4.00. Muy contenta y satisfecha con este último entrenamiento y con la semana en general.


Además, tuvimos la suerte de tener unas charlas muy interesantes. Jaime nos contó cosillas del IM de Lanzarote. José Salom nos dio una charla muy interesante sobre nutrición deportiva en competición y fuera de ella. Y Alberto nos dio otra de planificación y recuperación de lesiones.


El domingo, cuando cogí el avión, no me podía sentir más feliz. Ha sido una semana maravillosa, llena de buenos entrenamientos en un sitio inmejorable. He conocido a personas geniales con las que espero seguir compartiendo experiencias y, lo más importante, he aprendido mucho. Muchas gracias a Jaime por este magnífico campus, cien por cien recomendable, y a mi grupo de fatigas por su paciencia conmigo. Me han aguantado como campeones.


Digo adiós a Lanzarote... para volver a la realidad...


Entradas recientes
Historial
  • Facebook Clean
  • White Twitter Icon
  • YouTube Clean
  • White Instagram Icon
  • White Google+ Icon

©2015 YA-GO SPORT MEDIA

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

suscríbete