Sumando kilómetros en el campus

El domingo sonaba el despertador a las 3:45 para poner rumbo a Lanzarote. Pusimos pie en suelo canario a las 9:00 y, poco después, estábamo en Sand Beach Resort para dejar las maletas y coger la bici. La cosa prometía. Ya estaban todos "los gallos": Pakillo, Emilio Aguayo –un tipo fantástico, ¡gran descubrimiento!–, Elías, mi "compi" Pedrito, el míster Jaime y Guillem. Salimos a hacer 50 kilómetros... Risas, arreones, viento, juegos y, al final, un total de 102, con un gran dolor de piernas. El primer día no terminaba ahí. Por la tarde, a nadar. Entre Pakillo, Emilio y yo hacemos un trío genial para "darnos lija" en la piscina. Nos tocó un "test" –que no era test– de 1500. Hice un 18:22 que no me dejó muy contenta, ya que empecé a sufrir calambres desde el primer 400.


LUNES


A las 8:00 de la mañana nadamos un poquito, sin forzar, porque a las 11:00 salimos en bici, con la compañía de un grande del TRI: Víctor del Corral. Un total de 65 kilómetros cerraban la mañana. Lo de la tarde libre aquí no existe... Después de la siesta nos enfundamos el neopreno y fuimos a la playa a nadar. Yo iba con mis dos compañeros de fatigas acuáticas. He tenido mucha suerte de coincidir con ellos. Me están enseñando a ir a pies, me ayudan a orientarme y se arman de paciencia con mi ansia de no estar quieta detrás. Terminamos con 2500 metros un poco "rapidillos". Luego, cena y a descansar, algo que aquí es fácil. El ambiente te invita a irte pronto a la cama.


MARTES


A las 9:30 ya estábamos pedaleando con los grupos conformados. Más de 80 kilómetros con dos puertos. El primer grupo, a las órdenes de Pakillo y Emilio, conocido como el "grupo de la muerte". Luego, el grupo de Pelayo. Y, por último, el "grupo de la vida". Hasta el primer puerto fuimos todos juntos. En teoría, mi grupo era el del medio, pero me pudo la motivación y subí el primer mirador bastante bien, de manera que llegué con el "grupo de la muerte". Me sacaron poco menos de 2 minutos. Así que ya no había vuelta atrás... Bajamos rápido y se hizo un corte donde nos quedamos los dos capitanes, Elías, el junior José Alix –no veas cómo va– y yo. El siguiente puerto ya fue más tranquilo. Y vuelta al hotel aguantando en el "grupito". Me sentí bien pero... qué dolor de patas.

Por la tarde, sesión "cañera" de agua: 600 + 4x150 d/10" (más rápido que el 600 con los descansos incluidos) y lo mismo con 300 + 4x75. Aquí cada uno tiene su función. La mía no es ir suave. El 600 y el 300, a pies de Emilio y Pakillo; los 150 los tiré yo y los 75, Emilio.


MIÉRCOLES

Ya fue un dÍa un poco más duro. Para empezar, series de carrera a pie. 5x1500 en el "triángulo". ¡Ufff! Me busqué un buen gregario, Pedro, que me ayudó a clavar los tiempos que me mandó Jaime: 4:23, 4:24, 4:20, 4:12. La última, en teoria, era a 4:09, pero "libre". Así que engañé a Emilio para que me hiciera también de gregario: 3:41. Aunque parezca mentira, nos quedaron fuerzas para soltar piernas dando pedales una hora y media. Y por la tarde, de nuevo al mar con mis dos aliados. Esta vez hicimos 3300 metros. Tres vueltas: una a pies, otra tirando y otra a pies, aprendiendo cada día un poco más.



Así termina la primera mitad del campus... ¿Cómo acabaré el domingo?


Entradas recientes
Historial