Vuelta a la rutina

Después de pasar las vacaciones de Navidad en Galicia, ha tocado volver a los entrenamientos y al trabajo, ajustando al máximo los horarios. Pero no me quejo. Esta semana ha ido todo bastante bien. En el trabajo he estado bastante tranquila y, en cuanto a entrenamientos, he tenido buena compañía.

El lunes trabajé todo el día. Por lo tanto, descanso total. El martes, que fue mi cumpleaños, fue un día bastante guay, a pesar de tener el tiempo controlado al milímetro. Por la mañana, me levantaba para ir a la academia de inglés. Al salir, me fui volando para hacer el entrenamiento de bici con Elías y mi amigo Carlos. Me tocaban unas series de un minuto a ritmo fuerte, pero el día acompañó y salió el entrenamiento genial.


El miércoles subí a la sala de fitness: veinte minutos de carrera fácil en la cinta y un poquito de pesas. Después, a nadar...

El jueves tenía la misma dinámica que el martes. Sin embargo, como estuvo lloviendo, realicé la sesión de bici a cubierto. ¡Jeje, qué poco me gusta!


Y llegó el viernes… Fue uno de los mejores días de la semana. Por la mañana, reanudaba los entrenamientos con el grupo de natación ¡Vaya manera de empezar! Sólo os diré que hicimos menos de 2500 metros y que hoy, lunes, todavía estoy "agujeteada". Aún así, estos son los entrenos en los que uno disfruta y sale súper contento. Justo depués de nadar, me fui volando a Físico a terminar con las obligaciones: 40 minutos’ en la cinta (20’ de calentamiento y 10 series de 1’ a 4.30 y 1’ a 5.20; todo con el 1% de pendiente). Se me pasó volando...

El mismo viernes por la tarde, organicé una sesión con mis alumnos de triatlón, con juegos, relevos, pies y de todo un poco. No sabría deciros quién disfruto más, si ellos o yo... Resultó una clase divertidísima.

El fin de semana fue un poco agridulce. El sábado por la mañana me desperté con un dolor en el tobillo que no me dejó terminar el entrenamiento de carrera. Tan sólo pude correr 23 minutos de los 50 prescritos. Menos mal que luego me fui a la piscina a nadar. Esta vez sí, cayeron los 5000...


Para terminar la semana, salí con la bici con mis compis del X3M. Estas salidas me encantan porque siempre me llevan con el gancho. Parece que poco a poco voy teniendo mejores sensaciones. Aunque todavía me queda mucho para estar en forma, cada vez me cuesta menos aguantar los ritmos.

Hoy lunes empiezo con muchas ganas la semana, con nuevos proyectos que pronto os contaré y deseando que llegue el domingo para marcharme a Lanzarote a darle caña al triatlón...


Entradas recientes
Historial