Por fin "levanto cabeza"

Aprovechando que hoy ha sido el último día de rehabilitación y que muchos me preguntáis qué tal voy, os contaré cómo ha sido este mes. Para los que no lo sepan, la tercera semana de agosto, mientras hacía un entrenamiento de series de 400 en la piscina, tuve un pequeño accidente. Un hombre se metió en la calle de nado rápido y, en vez de hacerse ver, se colocó en el centro del bordillo a estirar de espaldas a la piscina. Yo no sabía que estaba ahí y choqué con él de lleno, impactando mi cabeza contra su espalda. En ese momento no reaccioné. Me dolía mucho el cuello. Parecía que se había incrustado en mi espalda y la tráquea hubiera salido por delante. Los primeros días estuve bastante fastidiada. Tenía bastantes dolores, poca movilidad y poca fuerza para sujetar la cabeza. Pero no hice mucho caso. Pensé que sería del golpe y pronto se me pasaría. Desde ese día empecé con sesiones de fisioterapia en Lugo y a la llegada a Madrid en mi fisio habitual, Roberto.



Al mes y medio, al ver que continuaba con dolores, que no había manera de descontracturar la zona y que seguía con muchos mareos, decidí ir a que me viera el traumatólogo y compañero del X3M, Federico Figueredo. Me prescribió una resonancia y unas radiografías, en las que se veía que tenia los ligamentos inflamados todavía y, por lo tanto, un esguince cervical. Me mandó a rehabilitación y que alternarnara con mi fisio. Me prohibió entrenar en bici, sobre todo para evitar lo que ya me había pasado: que me mareara y la "liara parda". El cuello aún no estaba preparado para estar en esa posición.

En la rehabilitación, a las 7 de la mañana, me daban un poco de masaje, luego las corrientes y magnetoterapia. En mi fisio, en la Clínica Roberto Martín, me descontracturaban con punción y me trataban con Indiba y láser de alta potencia. Me pusieron también en la Vacu. Es una máquina de la NASA que acelera la recuperación muscular post-entrenamiento y limpia y drena todo el lactato. Por tanto, también ayuda en la recuperación de lesiones.


Durante estas 4 semanas de intenso tratamiento, tuve la mala pata de coger lo que en principio parecía una lumbalgia y luego fue una sacroileitis, así que doble rehabilitación... Aparte de todo lo que me hacían los físios, en casa también me ha tocado y sigue tocando trabajar. Tengo que hacer unos ejercicios con theraband para fortalecer el cuello y que me sujete la cabeza.


A día de hoy todavía se me va mucho. Y durante un tiempo me he estado poniendo el infrarrojo en el cuello y la espalda. Ahora ya puedo empezar a montar en bici, sin pasar de una hora, e ir observando qué tal se encuentra el cuello y si responde bien. Sé que esto es largo y que hay que ser constante y paciente, así que poquito a poco espero ponerme al cien por cien.


Entradas recientes
Historial
  • Facebook Clean
  • White Twitter Icon
  • YouTube Clean
  • White Instagram Icon
  • White Google+ Icon

©2015 YA-GO SPORT MEDIA

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

suscríbete