RECOBRO

Se trata de la fase aérea, la que nos devuelve al punto de partida de la brazada... para volver a empezar.

No es una fase propulsiva, por tanto es menos relevante que las otras. A pesar de ello, también hay que cuidar algunas "cosillas".

Antiguamente se decía que en esta parte el brazo debía ir con el codo a 90 grados y éste mirando hacia arriba (con la mano hacia abajo). En la actualidad esto da igual. Lo más importante es que el recobro sea una fase en la que nuestros brazos estén relajados y no hagan fuerza innecesaria. Si llevamos el brazo rígido o tenso, aparte de cansarnos más y hacer que nos cueste más mantenernos a flote, no seremos capaces de llevarlo rápido hacia adelante y con fluidez.

En este momento cobra especial importancia el rolido. Hace que el hombro salga del agua y nos facilite el movimiento, sin forzar los hombros, evitando sobrecargas, lesiones y resistencias.

En el vídeo podéis ver algunos ejercicios que os harán relajar un poco los brazos, así como entender lo que os acabo de exponer.

Ahora que ya tenéis todas las fases no hay excusas para nadar correctamente!!

  • Facebook Clean
  • White Twitter Icon
  • YouTube Clean
  • White Instagram Icon
  • White Google+ Icon

©2015 YA-GO SPORT MEDIA

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

suscríbete