CREANDO LA BASE AERÓBICA II

Hace unas semanas subía el primer post acerca de cómo empezar a crear nuestra base aeróbica y cómo “jugar a enlazar metros”. También os comentaba que el estilo que más nos suele costar es el crol y que, por normal general, hay uno en el que nos encontramos más cómodos y lo podemos utilizar para descansar (espalda y braza).

 

Ahora vamos a ver otro método para ir cogiendo resistencia poco a poco y no hacer siempre lo mismo. En esta ocasión se trata de hacer series de diferentes distancias a un ritmo fácil –aunque, cuando empezamos a nadar, sólo tenemos un ritmo– y con poquito descanso. Vamos a ver unos ejemplos de series:

 

OPCIÓN 1: series de la misma distancia

 

12x50 d/10” (20x25 / 8x100 / 6x200...)

 

(Podríamos hacer 3 de crol y 1 de espalda o braza. Otra alternativa puede ser 1 pies - 2 técnica - 2 crol - 1 braza o espalda)

 

OPCIÓN 2: pirámides o escaleras –vamos aumentando de distancia y luego bajamos (como en el siguiente ejemplo). Podemos sólo aumentar y terminar en el 200 o empezar con el 200 y terminar en el 50–

 

50 d/10”

100 d/20”

150 d/25”

200 d/30”

150 d/25”

100 d/20”

50 d/10”

 

(Podemos hacer como en el ejemplo anterior, mezclar pies con técnica y nado o bien podemos hacerlo todo con nado. Si el 200 a crol se hace muy largo, podemos hacer 75 crol y 25 braza o espalda para recuperar un poco. Incluso, si el descanso nos lo permite, podemos jugar con diferentes materiales, por ejemplo poniendo y quitando las aletas)

 

Con imaginación, podéis plantearos diferentes tareas. No es aconsejable hacer siempre las mismas series. Así que id cambiando de distancias. Un día hacéis de 50; otro, una pirámide; otro, series de 200 o algo más largas; otro, con material o mezclado con técnica…

 

Algo que os puede ayudar a ver si vais mejorando y que os puede motivar es llevar un diario de entrenamiento, donde apuntéis lo que hacéis cada día, con los tiempos de cada serie y el descanso, y una anotación del cansancio que os ha supuesto. El objetivo es que en la siguiente sesión que hagáis ese tipo de series podáis comparar y ver si vais más rápido, si vais al mismo ritmo con menos fatiga, si necesitáis menos descanso…

 

Ahora vais teniendo algún truco para ir entrenando. ¡Ya no hay excusas para ir a la piscina! Recordad que la natación es un deporte muy desagradecido y que hay que invertir muchas horas para ir mejorando poquito a poco...